domingo, agosto 03, 2014

Memories

No se si porque este año toca pasar las vacaciones en casita, o por tener que rememorar viajes pasados para recomendar a amigos que si pueden escaparse; pero el caso es que en un ataque de melancolía me he puesto a revisar fotos de viajes antiguos. Bueno, llamar antiguo a 2007 es un poco osado, pero lo cierto es que he de asumir que no tengo tan buena memoria como creía. Y que recordar tiempos pasados, aunque no sean tan lejanos, revisitando las fotos, siempre es un placer...

Un rincón del palacio de Diocleciano, en Split.

miércoles, julio 02, 2014

lunes, junio 30, 2014

La guarida del maquis


Pasear sin prisa por Liébana siempre es un deleite. Y por muchas veces que vayas, siempre es posible encontrar rincones desconocidos y descubrir nuevas antiguas historias.

La Casa de las Arcas es un buen sitio para quedarse, el Mesón Los LLanos un buen sitio para comer, y La Casa de las Doñas un buen sitio para visitar.

martes, junio 10, 2014

Puritito singletrack


Había hecho un par de rutas caminando por los cañones del Ebro, pero nunca me había acercado con la bici. El finde estuve pedaleando por allí por primera vez, con buenos guías y mejores coequipiers, y me encantó la zona, llena de senderos estrechos pero cómodos, que permiten mantener un gran flow. Puritito singletrack, güey.

domingo, mayo 11, 2014

Llévame hasta el mar


Cantaba Manolo Tena (por cierto, ¿que fue de él?) que "en la orilla del mar es más fácil soñar". Si bien yo soy más de Colin Prior cuando dice que las montañas son "the sanctuary of our dreams", es cierto que aún quedan lugares perdidos bañados por el salitre y las olas que invitan a la ensoñación.

El Cabo de Gata es uno de estos sitios, más aún fuera de temporada, y quizá sea Agua Amarga el pueblo con más encanto. Una revisitación diez años después (que viejos somos) nos ha permitido recorrerlo con más calma, y aún quedarnos con ganas de volver...

martes, mayo 06, 2014

A veces...


A veces se me mete en la cabeza el nombre de algún pueblo perdido de la España interior, normalmente de larga historia y rancio abolengo, quizá porque he oído o leído en algún lugar de su encanto olvidado, y los voy añadiendo a una lista de sitios pendientes de visita en esta vieja piel de toro.

Esta vez nos pillaba de paso visitar Cazorla, y nos ha parecido una maravilla, no sólo el pueblo, sino toda la sierra. Habrá que volver con más calma, y quiera mi MDR, con bicis.

domingo, abril 20, 2014

That city


Desde el otro lado y con un poco de solete, Santander no parece tan fea...